La responsabilidad social corporativa se ha ido abriendo paso en la gestión de las empresas españolas en los últimos 20 años. Unos lo consideran una forma ampulosa de referirse a la filantropía o a la acción social, y creen que es una herramienta más bien de marketing y comunicación. Otros, sin embargo, piensan que las empresas deben aspirar a un modelo de desarrollo sostenible en relación con todos sus grupos de interés o stakeholders. Las empresas españolas se han sumado a este cambio de paradigma, y podemos preguntarnos si constituye una ventaja competitiva en mercados muy exigentes, como el de EE.UU., y si sirve para atraer inversión extranjera directa a nuestro país. Artículo escrito por Mercedes Temboury

Picha aquí para acceder al artículo completo

Comment